miércoles, octubre 06, 2010

D.E.P BRISA

Sucede que cada vez que pierdo un perro, se lleva un pedazo de mi corazón con él. Y cada perro que entra en mi vida me regala un trozo del suyo. Si logro vivir lo suficiente, todas las partes de mi corazón serán de perro y llegaré a ser tan generoso y bueno como lo son ellos. (Anónimo)

Descansa en paz mi querido Foxterrier travieso.

2 comentarios:

HerbieCans dijo...

Lo siento por lo del perro. En mi casa los perros son familia. Seguro que tuvo una buena vida contigo.

Gabor dijo...

Vaya, ya lo siento, tio...

Un abrazo.